Cupcakes de zanahoria

cupcake de zanahoria

Los cupcakes de zanahoria son el postre ideal para cuando quieres combinar lo dulce con lo saludable. Es fácil de preparar, lleva pocos ingredientes y el resultado es esponjoso, dulce y ¡completamente delicioso!

La zanahoria es uno de los vegetales más versátiles que existen, y que más opciones de consumo ofrece: puedes comerla cruda, cocida, en un postre, en una salsa, en una ensalada… ¡las opciones son muchísimas!

Además de esto, la zanahoria tiene muchos beneficios para salud, como el de hecho de que:

Contiene beta caroteno, un poderoso antioxidante que se convierte en vitamina A y mantiene nuestra piel saludable.

Aumenta la saliva y provee minerales esenciales, vitaminas y enzimas que favorecen una buena digestión.

Es rica en elementos alcalinos, que ayudan a revitalizar y purificar la sangre, además de balancear el pH del cuerpo.

Es una gran fuente de potasio, que ayuda a reducir los niveles de sodio del cuerpo, y por tanto de la presión arterial.

Mata los gérmenes dañinos de la boca y previene el deterioro de los dientes.

Contiene mucha fibra soluble, que reduce el colesterol malo y aumenta el bueno, previniendo enfermedades cardiovasculares.

Mejora la salud de tus ojos, piel, cabello y uñas, ayudando a desintoxicar el cuerpo.

Después de todo esto que te hemos, ¿qué esperas para preparar tus propios cupcakes de zanahoria? Encuentra la receta y algunos tips útiles a continuación:

Cantidad: 12 porciones

Ingredientes

Para los cupcakes de zanahoria

  • 1 ½ tza de harina
  • 1 cda de polvo de hornear
  • ½ cda de bicarbonato de sodio
  • ¾ cda de sal
  • ¼ cda de canela
  • ¼ cda de jengibre molido
  • ¼ de nuez moscada
  • ¾ tza de manteca sin sal
  • 1 tza de azúcar moreno
  • 1 huevo grande
  • 2 cdas de yogurt bajo en grasas
  • ¼ cda de extracto de vainilla
  • 4 zanahorias medianas

Para el frosting o cobertura

  • 200 gr de queso crema
  • ½ barra de manteca sin sal, a temperatura ambiente
  • 1 tza. azúcar
  • 1 ½ cda de extracto de vainilla
  • 1 cda de ralladura de naranja

Preparación

  • Paso #1
    Calienta el horno a 190 grados. Prepara una asadera con 12 moldes de papel para colocar los cupcakes de zanahoria una vez que la mezcla esté lista.
  • Paso #2
    En un recipiente grande tamiza la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio, la sal, la canela, el jengibre y la nuez moscada. Deja reposar.
  • Paso #3
    En otro recipiente, bate la manteca derretida, el azúcar moreno, el huevo, el yogurt y la vainilla. Procesa o ralla la zanahoria y únela a la mezcla.
  • Paso #4
    Agrega gradualmente los ingredientes secos a la mezcla hasta que estén bien unidos. Divide la mezcla uniformemente entre los moldes, y asegúrate que no excedan la mitad del molde. De este modo, cuando crezcan no se derramará la mezcla hacia fuera.
  • Paso #5
    Hornea por 25 a 30 minutos. Rota la asadera a los 15 minutos. Deja cocinar hasta que insertes un mondadientes en el centro del cupcake y éste salga limpio.
  • Paso #6
    Remueve de la asadera a una rejilla para dejar que se enfríen completamente antes de colocar la cobertura o frosting.
  • Paso #7
    Para hacer la cobertura necesitarás una batidora. Bate el queso crema, la manteca y el azúcar hasta que quede una mezcla uniforme y suave. Agrega la vainilla y la ralladura de naranja. Con una manga, decora cada cupcake.

¡Presto! Ya tienes tus cupcakes de zanahoria. Para terminar puedes colocar unas nueces picadas por encima.

Si quieres conseguir los mejores cupcakes de zanahoria, o del relleno que quieras, te recomendamos seguir estos consejos:

  • #1 Utiliza los mejores ingredients
    Optar por ingredientes de calidad hace una gran diferencia a la hora de cocinar. Un cupcake con ingredientes baratos no tendrá el sabor o la textura de un cupcake hecho con buenos ingredientes. Utilizar un extracto de vainilla puro y bueno causa mucha diferencia.
  • #2 Deja los ingredientes a temperatura ambiente
    Si bien no todos lo hacen, este truco es el que te permite obtener los mejores resultados. Cuando usas ingredientes como huevos o leche recién salidos de la heladera, no se combinarán tan uniformemente con los ingredientes a temperatura ambiente. Conviene dejar la manteca a 20 grados y calentar los huevos hasta que la temperatura sea de 15 grados.
  • #3 No mezcles demasiado la preparación
    Muchos dicen que la cocina es una ciencia, y esto no es broma. El motivo por el que mezclar lo suficiente es porque cuanto más mezcles, mayor se desarrollará el gluten de la harina.

Cuando mezclas demasiado, rompes las burbujas de aire y las que permanezcan en la masa tendrán que hacer más esfuerzo para expandir la masa a partir de la gran cantidad de gluten desarrollado. Esto significa que la presión aumenta dentro de cada burbuja, generando grandes túneles de aire dentro de la torta, que resultará más densa.

Cuando no mezclas lo suficiente, no se genera suficiente gluten, lo que no permite que la torta se forme correctamente o se forme una estructura rígida cuyo centro sea hojaldrado y desmigajado.

Para asegurarte que tienes una mezcla buena, bate la mezcla a baja velocidad hasta que los ingredientes se hayan combinado correctamente. No la dejes prendida y te alejes. Ten cuidado para asegurarte que no mezclas demás.

  • #4 Usa un medidor
    Para asegurarte que pones la misma cantidad de mezcla en cada molde, utiliza un medidor. De este modo podrás saber con certeza que todos los cupcakes estarán igual de cocinados, y que ninguno estará más o menos cocinado. La forma de asegurarte que todo se cocinará de forma uniforme debes asegurarte que todos los moldes tengan la misma cantidad de mezcla.
  • #5 Precalienta el horno y luego toma la temperatura
    Si bien todas las recetas indican que es necesario precalentar el horno, no todo el mundo sigue este consejo. Si pones los cupcakes antes de que el horno esté caliente, arruinarás el proceso de horneado. Además, la temperatura de un horno puede variar, por lo que siempre conviene que tengas una manera de medir la temperatura.